domingo, 25 de enero de 2015

EL ROBLE


Roble

¿Por qué inaugurar el Herbario Mitológico con el roble? El roble es a los árboles lo que el león a los animales. Su importancia lo coloca en los primeros puestos del pedestal vegetal pues alrededor de su figura se han desarrollado numerosas historias y su nombre ha quedado apegado a varias mitologías y creencias otorgándole en ocasiones un carácter sagrado.

Ilustración de la hoja y el fruto del roble
Características físicas

El roble (Quercus) pertenece a la familia de las fagáceas. Este ejemplar crece en zonas templadas y podemos encontrarlo en numerosas partes del mundo, desde Norteamérica hasta el sureste asiático. Es difícil establecer un número fijo de ejemplares existentes pero se calcula que existen entre 250 y 600 especies de roble. En Europa los robles que más abundan son el roble carvallo (quercus robur) y el roble albar (quercus petraea), ambos dotados de gran frondosidad en sus copas. No todos los ejemplares tienen las mismas necesidades pues unos crecen en suelos más húmedos y otros en suelos más secos. De igual manera encontraremos diferencias en la forma de las hojas, normalmente pinnatilobuladas. El fruto del roble es una especie de bellota.

¿Qué importancia ha jugado el roble en la historia?
 
Fundamentalmente podemos destacar su importancia como rica fuente de recursos pues su madera es fundamental para la construcción, su corteza para curtir el cuero y sus bellotas para alimentar al ganado, además su madera posee un alto valor calorífico por lo que servía para calentar los hogares y los hornos.

El Roble en la mitología

Los árboles jugaron un papel muy importante en las religiones antiguas, de los cuales algunos quedaban asociados a divinidades de los diversos panteones que actualmente conocemos (nórdico, celta, eslavo, griego, romano, etc.). Para conocer sus implicaciones en algunas de estas mitologías vamos a explicar el papel de este árbol y su asociación en cada una de ellas. Antes de comenzar hay que añadir que las divinidades a las que aparece asociado este imponente árbol ocupan un puesto de honor en sus respectivos panteones y además están asociadas al trueno. Nigel Pennick, en su obra Celtic sacred landcapes, apunta que los robles suelen ser los árboles predilectos de los dioses del trueno puesto que atraen la actividad eléctrica a causa de la profundidad de sus raíces:

 «Trees struck by lightning often regenerate in a shape knwon as “stag-headed”, and trees trained artificially to grow in this shape re-create the form of god-chosen trees. Because it is prone to lightning strikes, the oak was especially sacred to the sky-god[1]».

Además este árbol es antropogónico, ¿qué quiere decir esto? Que ha participado de manera relevante en los relatos de creación de algunas tradiciones, tanto es así que los griegos conocían al roble como “προτεραι ματέρες”, las primeras madres. Muy unida a esta faceta de árbol creador de vida está la imagen del árbol como elemento regenerador.

Después de este pequeño pero necesario apunte vamos a desentrañar el papel del roble en algunas mitologías:
 
- Mitología clásica: En Grecia el roble era el árbol de Zeus, y además tuvo la suerte de acoger bajo sus ramas la música de Orfeo. Zeus se comunicaba a través de los truenos o a través del mismo roble. En Roma se asociaba a Júpiter el cual se comunicaba con los mortales a través del suave ondear de sus hojas. El mensaje se transmitía a través de los guardianes del oráculo. Uno de los santuarios naturales más importantes dedicados a Júpiter lo encontramos en el robledal de Dodona.
El roble también es signo de regeneración pues tras el enfrentamiento entre Zeus y Hera, que azotó el mundo mortal a través de lluvias, fue precisamente este el árbol el que brotó de la tierra devastada.

- Mitología germano-nórdica: En la mitología germánica el roble fue asociado al dios Thunar y en la nórdica a Thor, el dios del trueno. En las creencias germanas los dioses vivían en el interior de los árboles, es por esto que las reacciones ante la destrucción de árboles en los procesos de cristianización fueran en ocasiones cruentas. Algunos ejemplos del roble en las creencias germano-nórdicas son el Roble de Thor, o roble Donar, y el Irminsul.
La destrucción de Irminsul por Calomagno de Heinrich Leutemann, 1882
- Mitología celta: Los árboles juegan un importante papel en la mitología celta pues existía la creencia de que el paisaje estaba repleto de espíritus; además estaban muy asociados a la fertilidad y se consideraban centros de sabiduría. 

El roble jugaba un papel importantísimo en la vida de las poblaciones celtas pues servía como centro de reunión donde se discutían temas de muy variopinta índole. Quizás su imagen más representativa es la que se asocia a los druidas pues es en este árbol donde recogían el preciado muérdago. La imagen del muérdago como talismán pervivió en las tradiciones y supersticiones de Francia.

- Mitología eslava y báltica: El representante del roble en el panteón eslavo es el dios de trueno Perun. En esta mitología el roble representa el mundo, desde sus profundas raíces hasta su copa, donde se encuentra Perun; al estilo del fresno cósmico en la mitología nórdica.
En otros puntos de Europa del Este el roble se concibe como un árbol solar, por ejemplo en Letonia donde el roble está asociado a Perkún, también dios del rayo y el trueno. En estas tradiciones el roble se representa como un árbol dorado.


No queremos cerrar este apartado sin nombrar la importancia del árbol en el mundo féerico pues el roble ha quedado en el imaginario colectivo como el refugio de las hadas. Sara Boix Llavería, en su obra Elfos y hadas en la literatura y el arte, nos cuenta lo siguiente:

The Fairy Ring de Arthur Rackham

«Los robles están repletos de hadas, ya lo dice un refrán inglés: “Las hadas están en los viejos robles”, y ya los antiguos druidas les rendían culto. Los bosquecillos de robles están encantados cuando los jóvenes especímenes rebrotan de los tocones de árboles talados; un bosque es así de peligroso cuando se ha puesto el sol. Pero todavía es peor cuando el bosque ha sido talado tres veces y está lleno de campánulas. Los matorrales que surgen de los robles abatidos están repletos de los espíritus furiosos de estos árboles maltratados, y uno no debe acercarse a ellos[2]»



¡OS ESPERO ENTRE LAS HOJAS!

 

BIBLIOGRAFÍA

- AAS, G. y RIEDMILLER, A.: Árboles de hoja caduca. León: Editorial Everest, 1994.
- ABELLA, I.: La memoria del bosque. Crónicas de la vieja selva europea. Cultos y culturas, mitos, leyendas y tradiciones. Barcelona: R.B.A. Libros, 2007.
- BOIX LLAVERIA, S.: Elfos y hadas en la literatura y el arte: los espíritus elementales del aire. Palma de Mallorca, José J. de Olañeta, 2006.
- GUBERNANTIS, A. de: Mitología de las plantas: Leyendas del reino vegetal. Vol II: Botánica especial. Palma de Mallorca: José J. de Olañeta, 2003.
- HUERTA FERNÁNDEZ, E.: Árboles y mitos: Una visión vegetal de la Mitología Clásica. Madrid: Ediciones Clásicas, 2008.
- JORDAN, M.: Dictionary of Gods and Goddesses. United States: Library of Congress, 2004.
- PENNICK, N.: Celtic Sacred Landscapes. London: Thames&Hudson, 1996.
- WILKINSON, P.: Mitos y leyendas. Guía ilustrada de su origen y significado. Barcelona: Círculo de Lectores, 2009.


NOTAS
 
[1] PENNICK, N.: Celtic Sacred Landscapes. London: Thames&Hudson, 1996. p.22.
[2] BOIX LLAVERIA, S.: Elfos y hadas en la literatura y el arte: los espíritus elementales del aire. Palma de Mallorca, José J. de Olañeta, 2006. p. 79.


2 comentarios: